McDonald's happy change

McDonald’s subasta su última pajita de plástico en España

en El sector por

“El futuro de la restauración necesita de la colaboración entre empresas, ciudadanos e instituciones, para que entre todos consigamos implementar soluciones más sostenibles que contribuyan a poner freno al cambio climático”. Es el llamamiento que hizo el Director General de McDonald’s España, John Alves, en la presentación de la estrategia de sostenibilidad de la compañía. La presentación tuvo lugar en un restaurante pop-up totalmente forrado de cartón reciclado y en el que durante cinco días los consumidores han podido conocer propuestas de envases sostenibles.

La medida más inmediata que ha anunciado McDonald’s es la retirada de las pajitas de plástico de todos sus restaurantes de España, que tendrá lugar el 24 de febrero. Para marcar este hito, la compañía subastó su última pajita de plástico en España. Las pujas se han realizado a través de eBay.es hasta el 7 de febrero y toda la recaudación se destinará a la Fundación Infantil Ronald McDonald.

La estrategia de sostenibilidad de la compañía contempla tres grandes áreas de actuación: la energía y la movilidad eléctrica, el reciclado y los envases. Además, se ha presentado como parte de un movimiento colaborativo al que ha llamado Happy Change. Tal y como explica la compañía, “se trata de un cambio en positivo para frenar el cambio climático, que implica una mayor concienciación sobre el impacto que tienen nuestras acciones. Cuantos más seamos, más grande y positivo será este impacto”.

Subasta pajita plástico McDonald's

Además de la retirada de pajitas de plástico, McDonald’s ha anunciado un plan que contempla la sustitución de otros envases de plástico de un solo uso, como los cubiertos de plástico o los palitos de los globos. Con esta iniciativa, McDonald’s se adelanta a la trasposición de la normativa comunitaria para prohibir y reducir los plásticos de un solo uso.

Pero la compañía quiere ir más allá, y ha anunciado la sustitución de otros envases de plástico, como los envases de los smoothies, frappés y los vasos de cerveza, por vasos de papel. Este cambio ya se inició en 2019, con la sustitución del bol de plástico de las ensaladas y el diseño de un nuevo envase de papel, sin tapa, para el helado McFlurry. La implementación de todas estas medidas supondrá una reducción de más de 1.350 toneladas de plástico en un año.

“Somos conscientes de que no tenemos la solución definitiva para frenar el cambio climático, pero también sabemos que tenemos que formar parte de ella”, afirma John Alves. Como parte de este trabajo constante, en 2018 el 80% de los envases de McDonald’s ya procedía de fuentes recicladas, renovables o certificadas. La compañía se ha comprometido a que este porcentaje alcance el 100% en un plazo máximo de cinco años.

Ayudando a sus clientes a adquirir buenos hábitos de reciclado

Otro de los pilares de esta estrategia de sostenibilidad es el reciclado. McDonald’s fue la primera empresa de restauración organizada en instalar papeleros de reciclado en los salones de sus restaurantes, en el año 2012. Este 2020, todos los restaurantes contarán con papeleros de reciclado en sus salones, contribuyendo a que el ciudadano adquiera buenos hábitos para la correcta gestión de los residuos.

Además, desde 1998 la compañía forma parte de Ecoembes, para garantizar que todos los envases de papel, cartón, latas y briks que se ponen en el mercado se gestionen adecuadamente y puedan tener una segunda vida.

En materia de energía, McDonald’s lleva más de una década implementando medidas de eficiencia energética. Desde 2007, la compañía diseña sus restaurantes incorporando medidas constructivas e instalaciones eficientes en todo lo que respecta a equipos de cocina, iluminación y climatización.