prevencion fabrica

La nueva normalidad de las empresas que fabrican envase de cartón

en El sector por

Aunque el estado de alarma ha disminuido la actividad en múltiples sectores económicos, que tienen que ir recuperando poco a poco su actividad a la vez que avanza la desescalada, la industria del envase de cartón no ha estado entre las más afectadas. De hecho, el sector ha seguido trabajando al 90 por ciento de su capacidad según datos de la encuesta realizada por ASPACK, aupado principalmente por los productos de alimentación, farmacia, higiene y limpieza.

Pero esta nueva normalidad hacia la que avanzamos sí se está dejando notar en la manera de convivir de las personas y la manera de trabajar. Las empresas que fabrican envases de cartón, al igual que muchas otras industrias, tienen las oficinas vacías, con los empleados trabajando desde casa, y el trabajo en las fábricas es muy diferente: se toma la temperatura a los empleados al llegar, se intenta mantener siempre la distancia de seguridad de dos metros, se utilizan equipos de protección como mascarillas, guantes y pantallas faciales, se han colocado dispensadores de gel hidroalcohólico para que los trabajadores puedan lavarse las manos con frecuencia, se han colocado elementos de señalización para marcar la distancia y el sentido único de los pasillos y muchas empresas han modificado los horarios de entrada y salida para evitar aglomeraciones.

Además, las fábricas han reforzado la limpieza diaria y la desinfección de espacios, prestando especial atención a todas aquellas superficies susceptibles de ser tocadas por gran cantidad de gente, como los pomos de las puertas o los interruptores. Con el coronavirus circulando especialmente en los espacios en los que se pueden formar aglomeraciones de personas, las empresas han cerrado espacios comunes como las cafeterías, comedores o vestuarios.

La realidad del trabajo en esta nueva etapa es muy diferente. La protección de los trabajadores y el distanciamiento entre ellos es fundamental para garantizar la seguridad y hemos tenido que renunciar a rutinas del día a día como tomar un café con los compañeros, reunirnos a charlar a la salida o en los descansos o saludar con un apretón de manos. Pero la profesionalidad y las ganas de los empleados y de los empresarios del sector siguen siendo las mismas, sobre todo después de haber constatado en estos momentos tan duros que el sector del envase de cartón es esencial para garantizar el abastecimiento de productos básicos a los que la ciudadanía no puede renunciar.

Tanto los empleados que continúan en las fábricas como los que están trabajando desde sus casas se han habituado muy bien a esta nueva rutina de trabajo que se alargará probablemente hasta que aparezca una vacuna que nos permita volver a la vieja normalidad o a algo que se le parezca.