empaquetado

Más de la mitad de los españoles afirma haberse hecho daño al abrir un paquete

en El sector por

Casi el 90 por ciento de los ciudadanos españoles afirma haberse sentido frustrado ante la dificultad de abrir un paquete y más de la mitad ha llegado a hacerse daño en el proceso, lo que ha hecho que más del 30 por ciento de los españoles hayan dejado de comprar ciertas marcas.

Son datos de un estudio elaborado por DS Smith que revela que el empaquetado de juguetes es el que causa mayores daños en su apertura; que los miembros de la Generación Z (los que tienen edades entre los 18 y los 24 años) son los más propensos a sentir frustración al abrir paquetes y los que más dispuestos están a dejar de comprar una marca (el 69 por ciento) o visitar una tienda online (47 por ciento) a causa de un packaging frustrante.

Según el estudio, los hombres tienen mayor tendencia a perder el tiempo forcejeando con el paquete, un minuto más que las mujeres, antes de pedir ayuda.

Esta situación genera disputas durante las fiestas navideñas. Más de la mitad de los españoles (el 52 por ciento) afirma haber discutido con sus allegados a causa de paquetes difíciles de abrir: casi dos tercios han reñido con su pareja y casi tres de cada 10 se han enfadado con los niños.

Esta cuestión no tiene solamente un coste emocional, sino también económico ya que el packaging complicado de abrir desalienta a los consumidores a la hora de adquirir ciertas marcas o comprar en algunas tiendas online. De hecho, el 32 por ciento de los españoles admite que el tipo de empaquetado les ha llevado a no volver a comprar en la misma marca y otro 32 por ciento asegura no haber adquirido un producto online por la dificultad para abrirlo. El coste medio de cada una de estas ventas perdidas alcanza los 65 euros.

abriendo un paquete

Estrella Ruiz, senior designer de DS Smith afirma que “no debemos olvidar que nuestro último cliente es el consumidor final. Y llegar a este consumidor final de forma segura y eficiente es nuestra prioridad. El estudio revela que tres de cada 10 españoles están dispuestos a dejar de comprar una marca online cuyos productos no estén embalados de forma ágil y segura, lo que representa un reto para la industria del comercio en internet y su relación con el consumidor final”.

Hay más información en la página web de DS Smith.